Cat Paw Print

☞ Traductor - Translator.

viernes, 11 de septiembre de 2015

EX-VEGANOS.

Qué les hizo dejar el veganismo?.

Leer páginas como "Vegetarians are Evil" (Fuente) no provocan preocupación alguna en un vegano, todo lo contrario. Sin embargo, ver páginas como la de Rhyss Southan (Fuente) o libros como el de Lierre Keith (Fuente) pueden provocar serias dudas en aquellos que piensan convertirse al veganismo o incluso en aquellos que lo vemos como un estilo de vida. El sitio web de Rhyss Southan, llamado "Let them Eat Meat" (Déjenlos comer carne) tiene como propósito demostrar cómo el veganismo es una forma politizada y egoísta de la vida, así como un movimiento integrado por personas llenas de sí mismas con complejos de superioridad moral: "Perder argumentos con amigos veganos y vegetarianos en la selectividad me hicieron pensar tal vez que yo estaba del lado equivocado. Después de graduarme, ya no los veía mucho, pero la incomodidad hacia la carne que ellos habían instigado en mí seguía ahí. Seis meses después decidí que la carne era asesinato. Como no quería verme a mí mismo como un asesino serial, comencé a comer menos carne. Un día en un buffet sucedió que sólo había tomado comida vegetariana. El amigo con el que iba me preguntó si yo era vegetariano y dije que sí. Así que lo era. Me volví vegetariano un año después para resolver las contradicciones del vegetarianismo ético, ya que los lácteos y huevos llevaban a muertes animales aún si no estabas comiendo su carne. En retrospectiva, el veganismo era malo para mi vida de pocas maneras, pero la razón principal por la cual lo abandoné después de nueve años de no comer productos animales, es que me sentía terrible físicamente. Estaba constantemente cansado y bajo de energía, mi pensar se había alentado y estaba crónicamente deprimido" alega Rhyss en uno de sus comunicados que ha publicado.

Rhyss ex-vegano (Izquierda) y Rhyss vegano (Derecha).

Actualmente Rhyss practica algo llamado la "Paleo-Dieta" por cuyo nombre ya más o menos adivinaréis de que se trata: Comer animales y plantas que crezcan en el área, no de agricultura, ya que piensan que es una de las prácticas de la civilización moderna que nos ha llevado al actual desbalance ecológico. Ésta también es la opción más viable según Lierre Keith, el próximo ex-vegano que os presentamos, quien ha escrito un libro en el que plasma sus ideas respecto al veganismo. También se ha dedicado a juntar los testimonios de otros ex-veganos, que en resumen dicen que el veganismo les había convertido en gente enferma, demacrada y triste que sufría porque no podía comer Cheetos de niño. Incluso se dio a la tarea de entrevistar a una atleta ex-vegana que ahora que comía carne, rendía mejor. El libro de Lierre se llama "The Vegetarian Myth" (El mito vegetariano) que narra cómo durante 20 años fue vegana y dicha práctica la dejó con serios problemas de salud, entre ellos, amenorrea, que ella clama que ha desaparecido con su nueva dieta, la columna vertebral prácticamente inservible y una depresión crónica que atribuía a su falta de ingesta proteínica. Lierre ha jugado una parte importante en la decisión de abandonar el veganismo de muchas personas, ella dice que "Sin muerte, no hay vida" y que basta, por supuesto, con observar el comportamiento de otras especies. Está plenamente convencida de que las plantas son seres sintientes y conscientes, que sería una hipocresía de nuestra parte hacer una distinción entre seres vivos. Lierre propone una "destrucción" de la civilización por así decirlo, una regresión a nuestras antiguas costumbres de caza y recolección (Leer libro).


Rhyss, Lierre y la mayoría de sus entrevistados además de decir que ahora son mucho más felices y saludables, tienen algo en común: Denuncia ad hominem en contra de todos los veganos. La mayoría de ellos se quejan de que sus "amigos" veganos los hostilizaron, maltrataron y juzgaron por su decisión de volver a comer carne o bien, incluso cuando eran veganos se molestaban por no ser 100% conscientes con sus ideales. A Lierre, unos veganos le dieron una patada en la cara por eso creen que el veganismo se ha convertido en una conducta casi dogmática de gente especialmente violenta. Otro caso es el de María Bereciartúa (Fuente) quien confiesa que ser vegano no es fácil: "Volví de Londres hace unos años y me vine con otros hábitos alimenticios. Londres tiene supermercados muy desarrollados en cuanto a comida orgánica, cuento esto porque aquí, en el 2015, todavía tenemos que seguir yendo a dietéticas para conseguir cierta clase de productos. Yo hice cursos de comida macrobiótica, me hacía mi propia leche de soja y compraba aceites orgánicos de oliva. Yo más bien pensaba en la salud y en sentirme bien y sí, me sentí sana, pura y limpia. Era una actitud mental de sentirse bien que yo acompañaba con mi decisión militante de no comer carne, pescado, lácteos ni cualquier otro derivado de los animales. El problema es que tenía una anemia galopante, me faltaba hierro. La carne la podía reemplazar con otras cosas, el tema es que tenía que comer espinacas y lentejas. Al principio fue una crisis dolorosa porque no existen clubes de desahuciados para veganos arrepentidos. Tanto esfuerzo puesto en las drogas y los humos de nicotina y nadie ocupándose de estas patologías. Yo trabajé un tiempo como niñera del dueño de un restaurante llamado "La Dorita" el típico que hacía asados. Trabajar en la casa de un carnívoro es como hacer votos de castidad en una playa nudista. Volqué. Quebré mal. Un pedacito de carne y un tomate y nunca más tuve anemia. La verdad, no creo que la movida "Veggie" pueda funcionar en este país al margen de una minoría muy mínima. Es una moda un poco snob que, calculo que puede compararse con el boom de alguna cosa" confiesa segura María en una entrevista a Clarín, un medio Argentino.

Lierre Keith, autora de "El mito vegetariano".

María Bereciartúa, entrevistada en Clarín.

También cabe destacar dentro de estos ejemplos un famoso post que circula por la red llamado "Una ex-vegana lo confiesa todo" (Fuente) escrito por Tasha, quien fue una vegana estricta durante más de tres años y medio. Confesó que su estilo de vida había estado destruyendo su salud. De acuerdo con su blog (Fuente) después de haber publicado su historia sobre por qué terminó su veganismo y por hablar en contra del mismo, recibió amenazas de muerte contra ella y su familia: "Sabía que me iban a llegar cartas de odio apenas hice este anuncio pero no me sentía bien manteniéndolo en secreto por más tiempo" y la conclusión es que, estamos agradecidos por estos puntos de vista. Lamentamos los problemas de salud que todos estos individuos sufrieron, no podemos asegurar si llevaron su dieta de manera responsable. La manera en la que sus conocidos veganos los trataron nos ha ayudado a meditar sobre el modo en el que nosotros nos comportamos hacia aquellos que no piensan como queremos, sin embargo también es importante destacar que muy poca gente es consecuente con su decisión de volverse vegetariano o vegano. De acuerdo con una investigación elaborada a partir de una muestra representativa de más de 11.000 adultos por encima de los 17 años en los Estados Unidos, sólo el 2% de la población estadounidense es actualmente vegetariana o vegana, mientras que un 10% solía serlo (Fuente) o dicho de otra manera, se encontró que sólo 1 se cada 5 vegetarianos y veganos se mantienen fieles a su dieta, es decir, que un total de 84% de ellos vuelven a comer carne u otros productos de origen animal. El estudio también muestra cómo y por qué mucha gente fracasa en su intento por mantener una dieta vegetariana o vegana ¿Se basa todo en el todo o la nada? ¿Qué opináis?.

SandRamirez.
www.sandramirez.com
www.luchandoporellos.es

1 comentario:

  1. MI opinión en realidad es contar acerca de lo que a mí me pasa. A mí me pasa exactamente lo contrario a los ex-veganos. Soy vegeariano desde hace casi tres años y no tuve ningún problema de salud, es más, mi salud mejoró notablemente, en especial cuando por probar la dieta cruda dejé los lácteos, huevos y harinas. Ahí me dí cuenta que mis problemas de salud tenían que ver con esos productos. Ahora bien, resulta que en este último tiempo me enteré que la principal causa de polución ambiental es la ganadería. Desde antes de cambia mi dieta a vegetariana que soy defensor del medio ambiente y esto me impactó. El golpe de gracia fue ver lo equivocados que están acerca de los veganos, quizás fruto de algunos veganos fanáticos que no cumplen una regla básica del veganismo: empatía con los demás seres sintientes, ¡eso incluye humanos omnívoros! Erran el método, sucede en todo movimiento revolucionario, pero no hacen a la esencia del mismo. Cuando finalmente comprendí eso, en estos días, me dí cuenta que deseo ser vegano, ESPECIALMENTE POR FOMENTAR LA EMPATÍA. También soy una persona que puedo reaccionar mal en determinadas situaciones y llevo años intentando mejorar ese aspecto de mi persona. Las vueltas de la vida me hicieron aceptar la diferencia del otro, el comprenderlo, ponerme en su lugar, ¡justamente lo que pide el veganismo con los animales! Es un desafío emocional que sin duda nos puede ayudar a mejorar como personas y que vale la pena encarar. Así que si alguien por acá siente problemas con la dieta, que no dude en consultarme porque cuento con mucha información y contactos con personas que lo pueden ayudar. Les recomiendo buscar a Luciano Bonfico, un orgullo vegano por la persona que es, y también un canal de Youtube llamada Vegan Baptista, saludos!

    ResponderEliminar